lunes, 25 de enero de 2016

Mar, arena y madera

Me imagino en una cabaña tranquila, con una terraza de madera y tejadillo de paja, vigas hechas con troncos de bambú viendo la puesta de sol.
Me imagino en Hawai sentada frente al mar con una melodía de ukelele a lo lejos.
Me imagino en un pueblo de montaña mirando por la ventana cómo me rodea la nieve.
Me imagino en una choza de adobe, redonda, sin muebles, sólo un pequeño colchón donde tumbarme a leer.
Me imagino descalza en una hamaca siendo mecida por la brisa marina y el sonido de las olas frente a mí, notando el cosquilleo del mar entre los dedos de los pies.
Me imagino sentada en medio del desierto, rodeada de millones de granos de arena y miles de estrellas, yo las miro y ellas me miran, observando la luna y siendo absorbida por ese mar seco.

5 comentarios:

Mandy Books dijo...

Hola, me ha encantado tu texto... aiiis yo también imagino muchas cosas!!

Andrea dijo...

Gracias Mandy! Qué pena que el mundo sea finito, menos mal que podemos imaginar muchos mundos más 😊

David Sala dijo...

Me ha gustado mucho, gran texto saludos de un poeta :)

Andrea dijo...

Gracias David!!

Andrea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.