jueves, 7 de diciembre de 2017

Gracias

Me gustaría dedicarle todo lo que no sé decirle.

Como gracias por esas caricias que me das en la cara. O como esos besos que me das en la mano, que cierras los ojitos y me duele el corazón al verte la cara.
La dulzura con que me miras, gracias por tus ojos tan profundos, ojalá pudiera ver lo que esconden en su fondo tan oscuro.
Gracias por tu espalda tan suave. Gracias por tu brazos, gracias por tu pelo, esté como esté.
Gracias por tus cosquillas y por cómo las usas para conseguir lo que quieres.
Me gustaría que supieras que todo lo que me das, incluso con cada silencio, es impagable. Tú sonrisa, gracias por ella, y por tus labios.

Gracias por todo tú. Podría darte las gracias cada día. Cada mañana y cada noche. Siempre gracias.

Ojalá viviéramos un "te quiero" cada día.

Lo que yo creía

Hace tiempo pensaba que quería a alguien. Pero me equivoqué. También hace tiempo creía que había alguien que me quería. Y, al final, también me equivoqué.
Y ahora, pienso en las equivocaciones y en lo que creía que era la realidad.
Por fin he crecido y me veo capaz de querer a alguien de verdad. Con todo mi corazón. Solo me falta ese alguien. Y solo me falta que sea capaz de quererme a mí. Con todo su corazón.
No sé qué idea me parece más imposible.

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Miedo

En el fondo soy una romántica y me encanta pensar que algún día todo será fácil e irá bien.
No habrá más dudas ni más miedos. Eso de "ir como la seda" se quedará corto. Simplemente alguien que me quiera y yo quererle de vuelta. Darnos todo, compartirlo todo. Cada silencio, cada mirada, cada gesto. Somos uno.

Dicen que soy yo, que tengo mil miedos, me dejo asustar y me encierro en mí misma. Quizás sí. Qué más da. Porque al final, en cuanto el miedo se va y me abro a alguien, al final ya es demasiado tarde.

Puede que sí tenga más miedo del que realmente veo. Y que esa barrera sea más difícil de romper de lo que parece.  Y estas ganas de llorar sean cada vez más insoportables.

miércoles, 5 de julio de 2017

Paz

Al parecer dicen que tengo unos ojos preciosos, verdes color sidra. Y no solo los ojos, sino toda la mirada. Dicen que es intensa y profunda, que se clava.

Al parecer también soy una persona curiosa, con mucha imaginación, con ideas. Me fijo en los pequeños detalles y los hago míos, los muestro al mundo, porque lo más pequeño también merece ser contemplado.

Y en esos momentos me siento grande, siento poder ver mis cualidades. Mis ojos contemplan el mundo y  lo analizan. Por eso estoy aquí, hecha un lío, con mil posibilidades pero ninguna lo suficientemente buena para mí, porque a fin de cuentas lo analizo todo y no dejo nada a la improvisación.

Me gustaría saber dónde está la paz que siempre estoy buscando. 

miércoles, 26 de abril de 2017

No.

Últimamente se me da fatal superar las cosas y olvidar. No mal, se me da de culo.
Quizás es porque las cosas a superar y olvidar se me acumulan. Tengo demasiadas ideas que son un borrón en potencia. Pero no termino de dar el paso.
Hay ideas que parecen ser fáciles de eliminar, pero vuelven a mi cabeza una vez y otra y otra vez. Y las tengo presentes como fotografías en un movil o voces en el recuerdo. Una canción.
Ideas a olvidar como un tacto o un olor. No se olvida un olor.
Y olvidar una cara. Ojalá fuera como esas personas que olvidan las caras. Incluso superar y olvidar una forma de vestir, un grupo de ideas contrarias, un susurro. Un abrazo por la noche antes de dormir.
Superar y olvidar un modo de vida.
Renacer debe ser algo parecido.

lunes, 24 de abril de 2017

Tiempos

Vivimos demasiado deprisa, cada segundo es oro, cada minuto es plata y cada paso es bronce.
Vivimos demasiado cerca y, a la vez, demasiado lejos. Muchas palabras son mentira, muchas risas no se escuchan.

Y en todo este entramado de vivir sin ser conscientes de lo que es la vida, seguimos hacia adelante y vamos olvidando el pasado.

¿Cuánto tardamos en olvidar un buen recuerdo? Cada persona lo hace a un ritmo diferente. Pero ¿qué hace a un recuerdo digno de no ser olvidado? Una vez aprendí que solo olvidamos los malos recuerdos y las malas experiencias. 
Hoy nuestro cerebro es electrónico y podemos revivirlo a golpe de click.

No me afecta lo que no veo. No recuerdo lo que no me recuerdan. 
Pulso borrar y olvido. ¿Así de fácil?

viernes, 7 de abril de 2017

No te irás...

Por qué me cuesta tanto olvidarte.
Si cada vez que pienso en ti, se me forma un nudo en la garganta. Y pienso en todos los contras. Y pienso en todas las cosas malas. Y pienso en tus granos. Y pienso en tus ronquidos. O aquella vez que te enfadaste y diste un portazo. O cuando me escondiste mis zapatos favoritos y me volví loca buscándolos, incluso creí que los había perdido.
Mira que yo de verdad que lo intento, junto todas las cosas malas de entre las malas, las peores de las más malísimas...


y mira, que no, que no puedo olvidarte.


...que es pensar en tu nombre y en tus manos y, que no. No te vas.

miércoles, 4 de enero de 2017

Mi trampa personal

He caído en mi propia trampa. 
He olvidado lo que prometí.

El final no fue más que un principio peor.
¿Y ahora qué?

Siempre sueño con vivir más rápido, quiero llegar al lugar que más deseo. Pero yo soy mi propio enemigo, yo tiro piedras a mi propio tejado. Yo soy quien hace morir las ilusiones. 
Aun cuando todo lo soñado no depende de mí, yo soy quien lo hace acabar. 

No sé lo que va a pasar. Ojalá pudiera saberlo. Ojalá pudiera decir que voy a ser feliz y hacer realidad mi sueño.
Ojalá pudiera dejar de pensar e imaginar y, simplemente, vivir. 
Yo creo mi propia trampa. 
Yo la coloco, siendo consciente, y yo, estúpida, caigo. 

Una y otra vez. 


viernes, 9 de septiembre de 2016

Día 1 de 220

Hoy es el primer día que nos separan más de tres mil kilómetros y sólo puedo pensar en ti en cada cosa que hago.

La vida nos pone obstáculos que, según dicen, nos ayudan a crecer y ser más fuertes. Este obstáculo que nos ha puesto es pasarse. Casi no puedo soportar más días sin ti, y cuando pienso en todos los que nos quedan por delante no puedo más que echarme a llorar.

Últimamente, el final de todo en mi vida lo veo cada vez más lejano. 

sábado, 3 de septiembre de 2016

Dificultades

Es ver y no poder tocar. Ni besar. Ni rozar.
Es ir a la cama y no notar su presencia en el otro lado.
Es querer sobre todas las cosas acariciar sus manos o sentir su piel.
Son todas las ganas de sentir cerca, sentir en tres dimensiones y saber que con una caricia pronuncia todas las palabras que necesito oír.

El constante vacío que crea no tiene unidad de medida.
Nunca he apreciado tanto la presencia y he odiado tanto la distancia.

Te echo de menos.

lunes, 25 de abril de 2016

Disfrutar

¿Recuerdas lo que es disfrutar de las pequeñas cosas? A mí me encanta.
Como montar en bicicleta y que el aire haga ondear tu pelo. Sentarte en el césped recién cortado y que sus ramitas te pinchen a través de la tela del vestido. Ver una mariquita posarse sobre una flor. O una mariposa amarilla. El sonido del mar desde cerca de la orilla, o desde lejos. Caminar descalza por la arena y limpiarte los pies después, que siempre quedan granitos entre los dedos. Beber un vaso de agua cuando tienes sed. Leer un libro en el jardín. El canto de un pájaro apoyado en la rama de un árbol. El olor a chicle de melón. El olor del pelo recién lavado. O de la novela recién comprada.
El mundo perfecto sería vivir todo esto a la vez día tras día. 

jueves, 14 de abril de 2016

11. Describe algo que has comido esta semana: los colores, texturas, sabores…

Ahora mismo, mientras escribo estas palabras sin sentido, estoy comiendo un cacahuete. O un maní. O un cacahuate. O un cacahué. Cómo puede tener tantos nombres una cosa tan pequeña. Será porque es querido por muchos.
El crujir de un cacahuete en la boca... trrrroc, trrrrocc. Me lo trago y otro. De uno en uno los disfruto más. Salados o sin sal, siempre están excelentes.
Esta es mi oda al cacahuete, inexistente hasta ahora pero muy necesaria.
Ricos en proteínas,
hacen que mi sangre fluya mejor.
Fácilmente transportables,
adoramos su sabor.
Leucina, fenilalanina, arginina y vitaminas.

Me he comido el último.
¿Y ahora qué hago?

martes, 22 de marzo de 2016

10. Escribe sobre un recuerdo de tu niñez.

¡Es una injusticia! ¡Menuda falta de ética y de moral la de este niño!
Estábamos en la guardería, como siempre a estas horas. Ya habíamos dormido la siesta y era la hora de ir a jugar. Este día me tocaba ser peluquera de las muñecas. A Barbie le hice dos coletas, habría querido que fueran trenzas pero todavía no sé. La muñeca grande quería que le tiñeran el pelo, así que cogí los rotuladores y se los pase por las raíces para que diera un acabado más moderno. La profesora me echó la bronca después de esto, no debe ser muy moderna.
Cuando terminé con la sesión de estética, fui al parque y subí al tobogán. Al llegar arriba me paré un momento a pensar de qué forma lanzarme hoy. Entonces apareció Karim por detrás amenazandome, me dijo que me tirara ya o me empujaría. Y justo cuando ya sabía de qué forma tirarme, me empujó. Y caí por el tobogán de una forma feísima, incluso me hice algo de daño en la cabeza.
Pero lejos de enfadarme y llorar, fui valiente y me tomé la justicia por mi mano.
Me oculté detrás de los bloques esperando el momento justo. Y cuando Karim de volvía a subir al tobogán, salí corriendo para llegar y empujarlo cuando él estaba arriba.
La victoria es mía una vez más.

jueves, 10 de marzo de 2016

9. Describe tu hogar de ensueño como si estuvieras viviendo en el ahora (en presente).

Me despierto en una apacible oscuridad bañada por el trino de los pájaros tras mi ventana. Él ya se ha levantado hace un rato pero yo, perezosa, conseguí que se me permita remolonear un poco, como de costumbre.
Aprieto el interruptor que sube la persiana y, poco a poco, la luz del sol inunda la habitación. Los árboles del jardín están habitados por varias familias de pájaros, tal y como pensaba. Al fondo del paisaje, el eterno mar.

Me quedo un rato tumbada contemplando las vistas a través de la cristalera frente a la cama. Este es uno de mis pequeños placeres, ver el mundo desde mi cama. Jamás me han gustado los muros ni las paredes.

Me levanto unos minutos más tarde y, mientras camino por el pasillo, oigo a los niños jugando abajo. El olor a café me invade y llego a la cocina como si hubiera ido flotando. Ahí está él, desayunando mientras lee un libro. Hay tostadas, cereales, zumo y café recién hecho.
- Buenos días, preciosa. ¿Qué tal has dormido?
- Genial, he descansado muchísimo.
- Me alegro, te hacía falta.

Me sirvo el desayuno y me siento a tomarlo cuando él se levanta y me da un beso en la frente. Abre las ventanas blancas de la cocina y la brisa veraniega me roza la cara suavemente.
- Gracias cariño, hace un día estupendo.
- Sí. ¿Te apetece que vayamos a la playa más tarde?
- Pues la verdad es que sí, vayamos todos después de comer.
- Hecho, voy a decírselo a los niños.

Se dirige al salón mientras le doy un último sorbo al café. Desde la sala llega un grito de "¡bien!" de los pequeños, que se alegran por la excursión. Me levanto y recojo mis vasos del desayuno, escucho cómo la estampida que son mis hijos corre hacia donde estoy.
- ¡Mamá, dice papá que luego vamos a ir a la playa a bañarnos!
-Sí, cariño, después de comer iremos. ¿Por qué no vais al jardín a jugar? Hace muy buen día.

Y todos salimos al jardín, lleno de olores a flores y a mar y vientecillo estival.
Me siento en mi hamaca y dejo que el sol me abrace.
Felicidad.

lunes, 22 de febrero de 2016

8. Reescribe algo que escribiste hace tiempo, pero usa un narrador distinto.

Me levanté por la mañana muy extrañado, con dolor de cabeza y sensación de no haber dormido en toda la noche. Finalmente me di cuenta de lo que estaba pasando. Me llamo Morgan y quiero matar a alguien.
Quiero saber qué se siente al agarrar un cuchillo y anclárselo a una persona en el pecho, oler la sangre emanando de la herida. Me gustaría saber si mis manos son capaces de llevar a cabo tal acto o si dejaría caer el arma en el último momento.
Jamás he matado a nadie, simplemente quiero saber lo que es acabar con la vida de alguien, sentirme su dueño y poder percibir con mis propias manos lo efímera que es la existencia de los hombres. Nuestra vida no es sólo nuestra, sino de todos. Yo soy dueño de mi vida pero también soy dueño de las demás, ya que cada día que paso sin matar a nadie, es un día que concedo a esa persona para ser el dueño de su propia vida. De igual manera a la inversa, mi asesino es el dueño de mi vida y es quien se apiada permitiéndome vivir un día más.
No dejemos que nos engañen. Nuestras vidas no están en manos de dioses. Están en las manos sucias y gastadas de los hombres.

domingo, 21 de febrero de 2016

7. Escribe una historia ficticia sobre un encuentro con una celebridad en un restaurante.

Él era un hombre simple, normal, llano, de andar por casa. Dormía con un pijama de cuadros azul y andaba por casa con una bata roja desgastada y zapatillas de estilo similar. Nada ostentoso. Se duchaba dos o tres veces por semana, no por falta de hábitos de higiene, sino porque no le apetecía hacerlo ni tenía constancia de que le hiciera falta pasar por el agua. Para salir de casa solía ponerse la misma ropa varios días seguidos. No se preocupaba especialmente por su olor corporal, decía no sudar.
En su cabeza empezaban a verse claros y, su ya escasa mata de pelo, convivía con cierta grasilla y caspa. Nada desagradable a simple vista, había que fijarse un poco.
Sin embargo, este tipo corriente y mediocre había quedado aquella noche con una actriz de cierto renombre para cenar. Quién lo diría. Ni él mismo lo habría imaginado...

lunes, 15 de febrero de 2016

Escribe un relato en el cual el personaje principal sea alguien que conozcas hoy.

Sentarse en el metro es demasiado arbitrario. ¿Por qué sentarnos aquí o allí? ¿Junto a un hombre, una mujer o sola?

Hoy decidí sentarme entre una pareja joven y un chico de color. Siempre pienso mucho en esta expresión, si es correcto o no decir "negro". Me gustaría hablar con estas personas sobre cómo les gustaría que les llamen, aunque lo más lógico es llamarles por su nombre. Sea como fuere, me senté a su lado.
Saqué mi libro y empecé a leer, me gusta leer en el metro. En los autobuses y coches me mareo pero en el metro me encanta. También me gusta fijarme en la gente, en su ropa y en la forma de sentarse. El chico sentado a mi derecha, el chico "negro" o de color, llevaba un abrigo muy gordo y una bufanda y gorro negros. Pensé que debe pasar mucho frío en España. Seguí leyendo mi libro de García Márquez. Cuando llegamos a Lavapiés me levanté para bajarme del tren y el chico se levantó detrás. Se abrieron las puertas del vagón y ambos salimos, uno detrás de otro. Nos dirigimos hacia la salida, las escaleras, más escaleras... Saqué mi bufanda rápido, ya notaba el frío de la calle desde la última puerta del metro. Entonces el chico me adelanta subiendo las escaleras corriendo con sus largas piernas, casi subía los peldaños de tres en tres. Me fijé en sus pies, con zapatillas de correr grises, como si se tratara de un atleta. Yo subí las escaleras mucho más despacio. Al llegar arriba, saqué mis guantes y, mientras me los ponía, vi al chico abrazando a una mujer mayor de pelo blanco. La abrazaba mientras susurraba palabras en su oído. Ambos se separaron un par de pasos, aunque seguían agarrados de las manos.
"Je t'aime , mama". Fueron las palabras que salieron de su boca. Ambos dejaban escapar un par de lágrimas. Se miraban a los ojos. La mujer le dio un beso en la mejilla, le temblaban las piernas.

No pude evitar emocionarme, soy de lágrima fácil. Me gusta imaginarme las historias de vida de las personas e imaginé que el chico había huido de su país buscando un mejor futuro, en contra de la voluntad de su padre. Abandonó su familia una noche y llegó a Europa. Siete años después se reencuentra con su madre, que ha ahorrado durante un par de años para venir a visitarlo por unos días. No saben cuándo se volverán a ver.

jueves, 4 de febrero de 2016

La sucia sociedad

La sociedad -suciedad- está corrupta. Todo es un reflejo lleno de barro de lo que somos.
Nos convertimos en el chiste de nuestros ancestros. Como una viñeta de cómic en la sección de humor del magacín dominical.
No se aprecia la belleza, no se aprecia el arte. No se valora la inteligencia, la sensibilidad.
A nadie le importa la igualdad, somos seres egoístas. Y ningún dios va a venir a rescatarnos, nos ahogamos en nuestro propio diluvio.
Nuestro sistema digestivo está estreñido con tantas pantallas cuadradas que nos nublan la visión.
Nuestros hijos nacen deformes, fruto de la enfermedad de nuestras mentes, el virus de la ceguera provocada.
No existe cura.

jueves, 28 de enero de 2016

Escribe un relato que tenga lugar durante tu estación favorita del año y que esta tenga importancia en el desarrollo de la trama.

Primavera es esa niña sonriente que corre por el parque. Sus trenzas rubias van saltando con cada paso que da. Juega con su comba mientras canta canciones. Durante abril y mayo, esta es su diversión. Primavera sueña con jugar día y noche, a todas horas.
Por las mañanas se despierta y ella sola se viste con su vestido de flores o su falda de colores. Le encanta vestirse con el arcoiris y que cada brillo del día se refleje en ella. Ella sola abre la puerta de su casa cada mañana y corre a jugar entre la hierba verde. Caza mariquitas y observa sus colores, persigue mariposas e imagina ser una de ellas. También canta con los pájaros, cree volar.
Así es Primavera, pura felicidad. Su espíritu joven no se apagará nunca por muchos años que pasen. Primavera es esa niña del parque, cada niña.

lunes, 25 de enero de 2016

Mar, arena y madera

Me imagino en una cabaña tranquila, con una terraza de madera y tejadillo de paja, vigas hechas con troncos de bambú viendo la puesta de sol.
Me imagino en Hawai sentada frente al mar con una melodía de ukelele a lo lejos.
Me imagino en un pueblo de montaña mirando por la ventana cómo me rodea la nieve.
Me imagino en una choza de adobe, redonda, sin muebles, sólo un pequeño colchón donde tumbarme a leer.
Me imagino descalza en una hamaca siendo mecida por la brisa marina y el sonido de las olas frente a mí, notando el cosquilleo del mar entre los dedos de los pies.
Me imagino sentada en medio del desierto, rodeada de millones de granos de arena y miles de estrellas, yo las miro y ellas me miran, observando la luna y siendo absorbida por ese mar seco.

Empieza una historia con: “Estoy de pie en mi cocina…”. Debe ser una historia de suspense.

Estoy de pie en mi cocina pero noto una mirada en la nuca. Es como un sexto sentido. Algo en mi cabeza me dice que hay alguien tras de mí. Pero me giro y no hay nadie. Estoy sola en casa, vivo sola en esta casa, no tiene por qué haber nadie.
Sigo cocinando, voy a cenar una setas en ensalada y continuo lavándolas en el grifo. Sin embargo, esa sensación tan incómoda sigue en mí. Alguien muy grande está justo detrás observándome. Está estudiando cada movimiento de mis dedos y mis manos, cada paso, cada utensilio que utilizo, de dónde lo saco y dónde lo coloco después.
Estoy muy nerviosa y enciendo la radio, que se encuentra a mi izquierda, y empieza a sonar una melodía pop. "Así igual consigo olvidarme de esta tontería", pienso para tranquilizarme a mí misma, aunque son muy pocas las esperanzas de conseguirlo. Sigo sintiendo esa mirada. Me vuelvo a girar, la cocina sigue igual, todo tranquilo, sólo la nevera, el horno y la mesa y sillas. Nada más. Nada diferente. Sólo calma, excepto por la música de la radio que ha cambiado de la canción anterior a una diferente.
Saco un plato de la estantería para echar la ensalada y suena mi teléfono móvil en el bolsillo trasero de mis vaqueros. Contesto sin apenas fijarme. Silencio. "¿Hola? ... ¿Sí, dígame? ... ¿Quién es?".  Cuelgo el teléfono y empiezo a canturrear para olvidarme de todo el asunto, pero suena el aviso de mensaje en mi móvil. "¿También vas a hacer cena para mí? Tengo mucha hambre y, cuanto más te miro, más ganas tengo de comer".

miércoles, 20 de enero de 2016

Reescribe la escena de don Quijote con los molinos de viento, pero imaginándose que se enfrenta a hordas de zombis.

Continuaba un día más la aventura de nuestro hidalgo caballero Don Quijote y su fiel escudero. Marchaban tranquilamente por un amplio sendero cuando nuestro caballero se detiene. "Tengo sed", dijo certero. Y bajándose de su caballo, puso pies en tierra. Casualmente había una fuentecilla donde pudo beber agua. Mientras se refrescaba, Sancho Panza lanzó un alarido de terror que hizo a Don Quijote expulsar todo el líquido por la nariz.
- ¡Mi señor, unos hombres con pinta de muertos vienen hacia aquí! ¡Dios bendito, vaya pintas que me llevan, si a uno se le sale un ojo!
Don Quijote se subió al quicio de la fuente para otear mejor.
- ¿Qué bramas, amigo Sancho? ¿Acaso no ves que lo que tú llamas muertos no son más que molinos de viento?
- ¡El olor que llega hasta aquí no lo desprenden mil molinos! ¿No oleis, mi señor, la peste a putrefacción?
Don Quijote abrió bien sus fosas nasales y aspiró el olor que provenía de aquello que ambos miraban.
- Es cierto que algo apesta, querido escudero. Deberíamos acercarnos e intentar descubrir qué es.
- Yo no me acerco, señor, esos seres que vienen van a querer matarnos y más vale poner pies en polvorosa ahora que todavía están lejos- dijo Sancho mientras daba media vuelta a su mula.
- Muy bien, Sancho, como gustes. Tú esperame aquí mientras voy a comprobar lo que ocurre.
Y así nuestro hidalgo caballero se acercó a indagar. Mas cuál sería su sorpresa al llegar y ver que lo que creía molinos eran, en realidad, una horda de zombis con mucha hambre.
Por suerte reaccionó a tiempo y pudo sacar su lanza justo antes de que uno se le abalanzara encima para sorberle los sesos. Don Quijote arremetió contra el ser con tanta fuerza que lo lanzó contra sus cómplices, tumbando así a cuatro de un golpe.
Los seres, que se acercaban en un grupo de diez o doce, caminaban con mucha dificultad, arrastrando piernas, con dedos de menos, ropas destrozadas y, efectivamente, oliendo a podrido.
Don Quijote, valeroso caballero donde los haya, echó a correr hacia su caballo. Pero no creáis, queridos lectores, que huyó de miedo. Agarró la saca que llevaba colgada Rocinante y la abrió. Y, para sorpresa de Sancho Panza, nuestro hidalgo sacó un rifle, se cercioró de que estuviera cargado y, sin pensarlo dos veces, empezó a disparar a bocajarro contra los muertos vivientes, que estaban ya muy cerca.
Y así acometió a los extraños seres, ante la atenta mirada de su escudero, que no pudo cerrar la boca del asombro y acabó tragándose una mosca.

Vale.

martes, 19 de enero de 2016

1. Escribe sobre un sueño o pesadilla que hayas tenido esta semana

Esta noche soñé que me tatuaba un símbolo egipcio en el dedo. Todo era extrañamente real. El olor del estudio de tatuajes, la voz del artista, el sonido de la máquina.
Pero me desperté por la mañana viendo que todo había sido un sueño, excepto por la marca negra que tengo en este dedo. No sé qué es ni cómo me ha salido. Y, sin embargo, su forma me recuerda a una pirámide. A una pirámide egipcia.
Dicen que los sueños, a veces, se hacen realidad, ¿no?

Cosas bonitas II

Esperar el metro con flores es mejor. Como si no esperaras sino sólo estuvieras allí de pie, viendo como el mundo sigue girando, aunque con mejor aroma.
Crees que todo el mundo te mira y piensa: "a esa la quieren mucho". Entonces te apetece gritar que sí, que alguien te quiere mucho y te regala flores.
Cada vez que alguien regala flores, el mundo es un poco más bonito. Y cada vez que alguien espera el metro con flores, yo sonrío.

Leer Cosas bonitas I.

lunes, 18 de enero de 2016

Retos de escritura

Los retos a escribir

1. Escribe sobre un sueño o pesadilla que hayas tenido esta semana.

2. Reescribe la escena de don Quijote con los molinos de viento, pero imaginándose que se enfrenta a hordas de zombis.

3. Empieza una historia con: “Estoy de pie en mi cocina…”. Debe ser una historia de suspense.

4. Escribe un relato que tenga lugar durante tu estación favorita del año y que esta tenga importancia en el desarrollo de la trama.

5. Escribe una historia con tu canción favorita como argumento.

6. Escribe un relato en el cual el personaje principal sea alguien que conozcas hoy.

7. Escribe una historia ficticia sobre un encuentro con una celebridad en un restaurante.

8. Reescribe algo que escribiste hace tiempo, pero usa un narrador distinto.

9. Describe tu hogar de ensueño como si estuvieras viviendo en el ahora (en presente).

10. Escribe sobre un recuerdo de tu niñez.

11. Describe algo que has comido esta semana: los colores, texturas, sabores…

12. Escribe una historia sobre un personaje que está viviendo tu festividad favorita (Navidades, Halloween, San Juan…).

13. Usa el título de tu libro favorito cuando era pequeño/a como inspiración para tu siguiente historia. Escribe una historia que no se asemeje a la original.

14. Describe cómo eras de niño como si fueras un personaje de un libro (narrador en tercera persona).

15. Describe un paisaje de tu ciudad que cruces a diario. Céntrate en los sonidos, olores y colores que ves.

16. Invéntate un pasado para ti: ¿dónde creciste? ¿a qué te dedicas? Haz que sea lo más diferente posible al real.

17. Escribe una entrada de diario para tu personaje ficticio favorito.

18. Escribe un relato que involucre agua como elemento relevante de la historia.

19. Escribe una historia de ciencia ficción mostrando cómo te imaginas el futuro.

20. Descríbete como si fueras un personaje de libro.

21. Empieza una historia con: “Pero ese no era el final”. Haz unflashbacky explica cómo ha(n) llegado hasta ese punto y el verdadero final.

22. Escribe un relato que tenga lugar durante una tormenta.

23. Escribe una historia en la que la vida de una mujer cambia drásticamente en solo 3 minutos.

24. Escribe un relato que termine con un cliffhanger.

25. Escribe un relato sobre un personaje que en su infancia fuera pobre y ahora rico, o viceversa.

26. Escribe un relato con un diálogo o frase que escuches esta semana. Imagina el contexto de esa conversación.

27. Escribe una escena de lucha y/o mucha acción.

28. Escribe un relato en el cual el personaje principal se despierta con una llave agarrada en su mano. Céntrate en cómo llegó a tener esa llave y qué abre.

29. Describe un personaje que tiene el peor de tus malos hábitos, pero exagerado al extremo.

30. Escribe un relato sobre cómo sobrevivir en una isla desierta.

31. Imagina que eres incapaz de salir de un piso durante una semana. Cuenta cronológicamente cada día y por qué no puedes salir.

32. Escribe un relato sobre las marcas que deja la vida en la piel.

33. Piensa en una palabra que no suelas utilizar y búscala en Google imágenes. Escribe una historia sobre la tercera imagen.

34. Escribe un relato sobre un personaje con tu edad actual en su cumpleaños.

35. Piensa en tus miedos más oscuros. Haz un relato en el que a tu personaje le pasen al menos 2.

36. Escribe un relato sobre un trayecto o travesía. Céntrate en los cambios de escenarios.

37. Escribe una historia con los siguientes elementos: orejas, bufanda, sonajero y guirnalda.

38. Escribe un relato sobre piratas. Describe los movimientos del barco y cómo afecta a los personajes.

39. Escribe un relato en el cual dos personas totalmente opuestas se conozcan de forma poco corriente.

40. Abre el primer libro que veas por la página 23. Escoge la tercera frase de la página y úsala como la primera oración de tu relato.

41. Escribe un relato sobre un personaje que tenga mucha fuerza de voluntad.

42. Escribe una historia acerca de un personaje que perdió algo importante.

43. Escribe una metáfora sobre el primer objeto que veas al apartar tu mirada de la pantalla. Haz un relato que la integre.

44. Comienza un relato con: “No te volveré a fallar, te lo juro”.

45. Escribe un relato de alguien que despierta de pronto con súperpoderes.

46. Escribe una historia que tenga lugar en un taller mecánico.

47. Elige una letra del alfabeto. Encuentra 5 elementos de tu habitación que comiencen por esa letra y escribe un relato sobre alguien que intenta escapar usándolos, al más puro estilo MacGyver.

48. Escribe un relato sobre un personaje que lleva más de una semana sin dormir.

49. Escribe un relato sobre una novia que tiene dudas antes de su boda. Describe la tarta y los invitados.

50. Escribe un relato sobre una fiesta, un grito y una mentira que cada vez crece más.

51. Reescribe un cuento de hadas clásico.

52. Escribe un relato de un personaje que encuentra una corbata y no sabe cómo ha llegado allí.

Desidia

Últimamente sólo me dejo llevar, vivo por inercia.
Todo es una constante rutina negligente, vida de desidia.
No puedo ver más allá de los colores primarios. Las nubes son sólo vapor de agua. Percibo la música como ruido constante.
Siento el fin demasiado lejos.
El sol y las sombras desaparecen y sólo existen siluetas de lo que éramos. No hay profundidad. Somos personajes planos.
Ya no siento el mundo latiente, y la sangre que creía caliente, poco a poco se para, congelada.

miércoles, 13 de enero de 2016

Expresiones

"Te quiero" no es, ni de lejos, lo más bonito que se puede decir a la persona a que quieres. Y "te amo" tampoco.

Me parece más bonito decirle "me inspiras", porque haces volar mi imaginación y me llevas mucho más allá de las nubes. Me haces ir a sitios que no conozco ni he visto o lugares que ni siquiera existen.
Me parece más bonito decirle "me haces crecer", porque eres como mi agua, lo que me da vida, quien me hace florecer de felicidad para estar cada día más bonita y consigues que mis colores brillen. Me haces llegar más y más alto.

"Te quiero"... Qué cutrez.

La cabeza en las nubes.

Un día trepé por una columna de humo y llegué a las nubes. Ocurrió tras quemar viejos papelotes que sólo ocupaban lugar en mis cajones. Les prendí fuego una tarde de invierno. La columna de humo tardó en elevarse pero, cuando lo hizo, era muy espesa y blanca. Entonces se me ocurrió trepar por ella, como si fuera una cuerda caída desde el cielo. Subí por todo el humo y conseguí llegar a las nubes. Me senté en ellas y observé el mundo desde ahí arriba. Allí respiré profundamente, mejor que nunca...

martes, 12 de enero de 2016

X

Me desperté en la azotea de aquel edificio con el viento golpeándome la cara. No pude recordar cómo había llegado allí. Intenté ponerme en pie pero noté un insoportable dolor en el brazo: lo tenía roto por el cúbito. Toda la situación iba de mal en peor. De repente, un grito a lo lejos me hizo olvidar el dolor que sentía. Volví a intentar incorporarme, en esta ocasión con más éxito, y empezaron a llegar imágenes a mi cabeza. Uno de los amigos del Señor Rodrigues había resultado ser un mentiroso aliado con varios de los rehenes. Mientras hacíamos guardia, el sinvergüenza había sacado una pistola y me había disparado al brazo, aprovechó mi debilidad para liberar a sus compañeros y huir. Aun con el increible dolor de la bala en mi carne, intenté seguirlos corriendo escaleras arriba por el moderno edificio de tres plantas. Pero al llegar a la máxima altura y salir al tejado, el dolor ganó el pulso a mi consciencia y me desmayé. Lo último que recuerdo es ver a uno de los rehenes saltando a la azotea contigua.
Pero no era momento de lamentarse, si todo seguía igual, quedaba todavía una rehén maniatada en el sótano. Bajé velozmente pero mis ojos no dieron crédito al llegar y ver al Señor Rodrigues sangrante y tendido en el suelo. Me acerqué para averiguar si seguía vivo, apoyé mi oído izquierdo en su pecho y pude escuchar su último alegato: "mata a Silvia Cano"...

lunes, 11 de enero de 2016

Por ti.

Por tus ojos me he recordado a mí misma. He abierto mi alma a este yo más oculto. Y he despertado del sueño que me mantenía callada, como esperándote.
Todo lo que soy se forma con las letras que componen tu nombre.
Algún día encontraré la fe y, así, la forma de agradecer tu llegada a algún dios.
Las nubes acumuladas en mi cabeza se abrieron para dejar paso a tus rayos de luz.  Todo lo que soy eres tú, porque esta soy yo por ti. Bendecida.

miércoles, 6 de enero de 2016

A ti

En algún momento, yo bajé la guardia.
Y desde entonces no hay noche en la que pueda dormir sin decir "te quiero".

sábado, 2 de enero de 2016

El romanticismo ha muerto.

No hace mucho me dijo un amigo que le gustaría encontrar una chica virgen para estar con ella y no tener que vivir sabiendo que se ha acostado con muchos chicos antes que él.

Qué idea más romántica. Qué bonito eso del amor único de por vida, de entregarte sólo a la persona con la que vas a estar hasta el último día.

Pero ahora, si abrimos los ojos a la realidad... A la mierda el romanticismo.
Que le den a esas historias tóxicas en las que se da más importancia a asuntos banales antes de a lo verdaderamente importante.
Porque lo que prevalece en una pareja es, a fin de cuentas, la pareja. El bien en la pareja, el equilibrio en la pareja. Que os trateis con respeto, de igual a igual, sin que uno sea más que el otro ni que tenga que dar más o demostrar más.
Nada importa con cuántas personas hayas estado antes porque ahora estás con la persona que has elegido, y es a ella a la que (se supone) quieres, y es a la que no vas a juzgar sino apoyar, y la vas a respetar, y la vas a ayudar.
Y no vais a ser uno, vais a ser dos.

Porque de eso se trata el amor. No se trata de sufrir ni de hacer de menos ni de ningunear. Se trata de dos personas que se quieren, en igualdad de derechos y libertades.

Y que todavía en este siglo haga falta decir esto...

viernes, 1 de enero de 2016

El puzle.

Qué bien lo paso imaginando mi vida como si fuera un puzle.
Imagino mi boda, mi casa, mis hijos, su vida...
Imagino de qué color serán mis cortinas, qué ropa les pondré a mis hijos, el olor del jabón del baño.
Lo veo y pienso lo efímero de la vida.
Y pienso en él. Y en lo mucho que quiero crecer sin crecer.
Rozo la vida con las puntas de los dedos.
Espero poder agarrarla pronto..

Crecer

Lo único que esperas es que tu vida pase rápido y empiece.
O que empiece y pase rápido.
No, eso no.
Que empiece y que alguien le de al botón de pausa.

sábado, 26 de diciembre de 2015

Qué maravilla.

Qué importante es saber que cuentas con alguien,
que no estás sola,
que la vida es fácil si la vives de la forma correcta,
que todo puede cambiar a mejor,
que se puede poner palabras a las emociones,
que hay personas que existen para hacernos sonreír,
que esas sonrisas son color felicidad,
que es el color más bonito que hay.

lunes, 21 de diciembre de 2015

Lazos.

Mientras te veo alejarte desde la ventana del tren, pienso en ti. No sólo pienso en tus ojos, en tus largas pestañas, en tus manos, en tu voz... Pienso en ti, en todo tu ser, pienso en tu espíritu.
Pienso en tu interior y en todo lo que despiertas en mí.
Egoístamente pienso en mí, porque todo tú estás dentro de mí y me haces ser.
Y me siento viva.
Me siento feliz.

martes, 1 de diciembre de 2015

Gracias a ti.

De verdad que hay veces que creo que he llegado demasiado tarde a ti.
Que todo el daño recibido ya ha calado en hasta lo más hondo.
Y que ya nada será como antes.

Pero llegué a ti, llegaste tú sólo.
Y cada vez me siento más sana
Y más feliz
Y más curada.
Gracias a ti me siento más yo.

Me haces crecer.

martes, 13 de octubre de 2015

No lo veo claro.

Hay veces que no me entiendo ni yo.
Porque te quiero pero no te quiero y ni sí ni no y si lo he visto, no me acuerdo.
A ver si consigo aclararme porque no me aclaro. Y claro, así nos va...

sábado, 26 de septiembre de 2015

Cada noche.

No eres tú ni soy yo.
Es cada noche que llega en la que no vamos a dormir juntos.
Que quiero pasarlas todas contigo. Pero todas, todas.

Puede.

Pues es que me he dado cuenta de que creo que a lo mejor cabe la posibilidad de que pueda estar planteándome la opción de que quizás te quiero.
¿Tú qué crees?

Yo solo sé que, desde que existes, parece que el sol empieza a brillar otra vez. Y eso, cómo no, me gusta.

domingo, 6 de septiembre de 2015

Cosas bonitas

Dicen por ahí que las personas cuyo destino es estar juntas nacen atadas por el mismo hilo. Así, el mundo está formado por hilos que unen a personas por todas partes.
A veces los hilos están demasiado separados y la tensión hace que se rompan.
A veces los hilos se lían con otros hilos y no hay manera de solucionar el lío.
A veces no hay más solución que cortar los hilos.
Pero cuando las dos personas a cada extremo de un hilo se juntan, ya no hace falta hilo, porque el lazo que se crea entre ellas es irrompible.

Qué bonita casualidad fue cruzarnos. Y no hablo de la primera vez que nos vimos. Qué bonita casualidad fue cruzarnos en esta vida, sabiendo que el hilo que nos ataba era el mismo.

Un grito de amor desde el centro del mundo (II)

- Acabo de darme cuenta de algo muy importante.
- ¿Qué pasa ahora? - dijo ella, que había estado mirando por la ventanilla, volviéndose hacia mí con expresión de cansancio.
- Tu cumpleaños es el diecisiete de diciembre.
- Y el tuyo es el 24 de diciembre.
- Es decir que, desde que nací, no ha habido un solo segundo en que tú no hayas estado en este mundo.
- Sí, eso parece.
- Nací en un mundo en el que tú ya estabas.
Ella frunció las cejas con aire de apuro.
- A mí me es totalmente desconocido un mundo en el que tú no estés. Ni siquiera sé si existe o no.
- No te preocupes. Aunque yo desaparezca, el mundo seguirá existiendo. 
- ¿Y cómo lo sabes?

sábado, 5 de septiembre de 2015

Un grito de amor desde el centro del mundo

- Por más que diga, la mayoría de la gente no piensa más que en sí misma -proseguí-. Con que yo coma bien, vale. Con que yo pueda comprarme lo que quiera, vale. Pero enamorarse de alguien significa pensar primero en el otro. Si yo sólo tuviera un poco de comida, querría dártela ti. Si tuviera muy poco dinero, antes que comprarme algo que me gustara a mí, te lo daría a ti. Y, sólo con que tú me dijeras que estaba bueno, ya se me quitaría el hambre y, si tú estuvieras contenta, también lo estaría yo. El amor es esto. ¿Crees que hay algo más importante que eso? A mí no se me ocurre ninguna otra cosa. Las personas que encuentran dentro de sí mismas la facultad de enamorarse hacen un descubrimiento más importante que los que han ganado el Premio Nobel. Y si no se da cuenta, o si no quiere darse cuenta, el ser humano es mejor que se extinga. Que haya una colisión con un planeta, o algo por el estilo, y desaparezca pronto...

martes, 1 de septiembre de 2015

Nuevos ojos.

Abrir los ojos a la realidad para ver que, lo que creías felicidad, era de mentira. Era negro con un filtro color rosa, que sigue siendo negro.

Pero ahora abro los ojos y veo, por fin, que hay algo más.
Me gusta lo que veo.

En tus ojos todo se refleja mejor, de otro color. Tal vez verde.

viernes, 28 de agosto de 2015

Tururú.

¿Qué será esto que estoy sintiendo?
Está apareciendo...

¿Qué será lo que está llegando?
Lo estoy notando... 

"Si quieres te lo digo...
Toma, ponte mi abrigo".

"No tengo frío",
y sonrío. 

Se pone las gafas, 
se peina el pelo.

Le miro,
me congelo.

Y me descongelo...


Qué calor de repente.


jueves, 20 de agosto de 2015

La noche que descubrí que la Tierra es redonda.

Hace un par de días estaba imaginando y creé un mundo diferente. Sin querer, la Luna desapareció porque estaba ocupada persiguiendo al Sol. Y el mar, despistado, se cayó porque, en el mundo imaginado, la Tierra es plana y el mar es tonto. Es tonto porque la marea estaba baja persiguiendo a la Luna, quería ir hacia ella y no se dio cuenta que la Tierra se acaba y se cayó. Entonces los peces se pusieron tristes y empezaron a llorar porque nunca más verían el mar. Y lloraron y siguieron llorando y con sus lágrimas saladas crearon un nuevo mar y le enseñaron a no enamorarse de la Luna porque su amor nunca sería correspondido. Entonces el mundo imaginado se creó a sí mismo, una y otra vez aprendió a renacer de sus restos, de sus peces y de su propia vida.

lunes, 17 de agosto de 2015

Y ya está.

Cuando tienes que dejar de querer parece que el dolor es insoportable. Pero confesaré un secreto: no lo es.

Lo insoportable es superar el dolor, la rabia, la impotencia, la tristeza. Lo insoportable es olvidar los malos momentos. Porque, creedme, cuando solo quedan buenos recuerdos, ¡joder!, eso sí es dolor. Cuando cada cosa buena te hace recordar y te hace creer que sigues queriendo algo insoportable.

sábado, 7 de marzo de 2015

Sé valiente

- Sé valiente -dijo-. En la vida, en el amor y en el sexo.

La gente olvida que debe pedir caricias y besos. No pienses nunca que ese es el coto de tu pareja del momento. Ojalá entendieras que hay que despenalizar acciones que se realizan con el sexo.

Una caricia, un beso, solicitar el calor de una mano en el ombligo no deben ir acompañados con el sentimiento de que eso provocará o derivará en sexo.

Un abrazo no debe ser de diez segundos, ni de treinta, puede durar ocho minutos si es necesario. Acariciar un cuerpo no debe suponer siempre sexo. Debes apreciar la caricia como parte de tu vida. Despenalizarla en tu vida.

Al igual que ríes del chiste de alguien y aceptas que sus palabras generan en ti un sentimiento de felicidad, tampoco debes temer decirle a alguien que su piel, sus ojos, su boca te generan otro sentimiento. Hay que despenalizar acciones del sexo, llevarlas a la vida real, a la cotidianidad, y jamás enlazarlos con el sexo sino con el vivir.

sábado, 7 de febrero de 2015

No diré nunca más "me arrepiento"

No diré nunca más "me arrepiento". Incluso aunque me arrepienta no lo diré.

Porque cada decisión tomada es una decisión correcta, al menos por un segundo en nuestra cabeza fue una decisión correcta. Basta ya de querer borrar lo malo del mundo porque todos los actos tienen consecuencias.
Dios no existe sino que cada uno somos un Dios, pequeños dioses imperfectos.

Si hemos decidido, si hemos elegido, si hemos amado... Ya no vale arrepentirse. Ya no vale llamarlo error. Y yo he decidido y elegido y amado... y no me arrepiento. Ni lo haré. Porque, aunque solo fuera por un segundo, en mi cabeza fue la mejor decisión, la mejor elección, el mejor amor. 

lunes, 29 de diciembre de 2014

Así

Ojalá pudiera ser fuerte. Pero en realidad soy muy débil cuando se trata de ti. Dependo de ti. No soy irrompible, soy muy frágil. Y tú me desarmas y me rompes. Pero también me arreglas y me formas, solo tú. Te necesito para crecer, para aprender a caminar. Necesito que me enseñes a ser fuerte, pero sin romperme.

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Si esto está así es porque no tengo el valor de terminar lo que empecé. No tengo valor y tengo miedo de que tú sí lo tengas. Y lo tienes.

miércoles, 29 de octubre de 2014

Se deshace el corazón

Tengo el síndrome del corazón roto. Con cada mal gesto, mala palabra, con cada discusión. Cada vez que mi tristeza lleva tu nombre, se me cae un trocito más del corazón, se me va deshaciendo en pedazos como una hoja seca. Y tengo miedo porque esas hojas no renacen, solo mueren.
Yo me aferro a la vida, la que quiero contigo, la que sé que quiero y tú bien sabes que la quiero.

No quiero perderte dos veces, una ya fue demasiado.

Mi miedo

Solo tengo un miedo, y es tener que amar a alguien en el futuro como te amo ahora a ti.
Va a ser imposible.

miércoles, 3 de septiembre de 2014

Perdón

Perdóname por no decirte que te quiero.
Perdóname por no decírtelo cada día... cada vez que te veo. Perdóname.
Pero tú sabes que te quiero igual que lo sé yo. Perdóname por no decírtelo a la cara. Sé que te quiero pero cuando más me doy cuenta es cuando no estás. Porque entonces te echo de menos, te necesito cuidándome, a mi lado. Y justo entonces es cuando de verdad lo sé: te quiero.

Porque sin ti a mi lado... no quiero pensarlo.

viernes, 22 de agosto de 2014

Tanto.

Te quiero tanto que no sé qué haría sin ti.
Ni quiero ni puedo pensarlo. No sé qué haría si me vuelves a faltar (o fallar), solo el dolor que me da pensarlo es suficiente.
No me mientas, no quiero más falsas verdades, ni más palabras vacías. No más te quieros vacíos. Causan más daño dos palabras que mil actos. Aún habiendo mil engaños, lo que más duele son los te quieros de cristal, que se caen y se rompen.

No quiero sufrir más, no me hagas sufrir más. Por favor.

jueves, 27 de marzo de 2014

Dime por qué

¿Por qué te vas
y me dejas sola con las lágrimas colgando y los pies descalzos?
¿Por qué te vas
y dejas mi cama vacía?
¿Por qué te vas?
No sé por qué te vas.

No me digas que me quieres.
No te atrevas a decirlo si te vas.
Porque quien te quiere no te hace sufrir.
Y quien te quiere, te quiere bien. Como yo, que te quiero a ti.
Y te quiero bien, porque aunque te vas y me dejas con mis pies descalzos y mi cama vacía...
Aun así no puedo no quererte.


miércoles, 19 de febrero de 2014

Speechless

Yo siempre tengo algo que decir. Sin embargo, últimamente siento que no tengo ganas de decir nada, como si mis ganas de gritar mis ideas al mundo se hubieran agotado. Así que voy a aprovechar este espacio para decir todo lo que llevo callándome este tiempo atrás:







NADA

jueves, 6 de febrero de 2014

Felicidad

Hoy estoy especialmente feliz, así que quiero que todos vean el mundo color rosa igual que yo

No sé por qué estoy así de contenta. Quizás porque he acabado los exámenes, quizás porque he tenido un buen día, quizás porque tengo un vestido nuevo. Me da igual. La vida no se hizo para estar triste y deprimido, sino para ser feliz y disfrutar de cada momento. Estar triste solo significa que se añoran los momentos de felicidad. Así que mejor disfrutarlos siempre que se pueda.

¡¡Y create una lista de música alegre, que siempre ayuda!!



miércoles, 29 de enero de 2014

Sonatina

Esta poesía la recitábamos mi madre y yo cuando yo tenía unos 5 o 6 años solamente. Maravillosos recuerdos.

La princesa está triste... ¿Qué tendrá la princesa? 
Los suspiros se escapan de su boca de fresa, 
que ha perdido la risa, que ha perdido el color. 
La princesa está pálida en su silla de oro, 
está mudo el teclado de su clave sonoro, 
y en un vaso, olvidada, se desmaya una flor.

El jardín puebla el triunfo de los pavos reales. 
Parlanchina, la dueña dice cosas banales, 
y vestido de rojo piruetea el bufón. 
La princesa no ríe, la princesa no siente; 
la princesa persigue por el cielo de Oriente 
la libélula vaga de una vaga ilusión.

¿Piensa, acaso, en el príncipe de Golconda o de China, 
o en el que ha detenido su carroza argentina 
para ver de sus ojos la dulzura de luz? 
¿O en el rey de las islas de las rosas fragantes, 
o en el que es soberano de los claros diamantes, 
o en el dueño orgulloso de las perlas de Ormuz?

¡Ay!, la pobre princesa de la boca de rosa 
quiere ser golondrina, quiere ser mariposa, 
tener alas ligeras, bajo el cielo volar; 
ir al sol por la escala luminosa de un rayo, 
saludar a los lirios con los versos de mayo 
o perderse en el viento sobre el trueno del mar.

Ya no quiere el palacio, ni la rueca de plata, 
ni el halcón encantado, ni el bufón escarlata, 
ni los cisnes unánimes en el lago de azur. 
Y están tristes las flores por la flor de la corte, 
los jazmines de Oriente, los nelumbos del Norte, 
de Occidente las dalias y las rosas del Sur.

¡Pobrecita princesa  de los ojos azules! 
Está presa en sus oros, está presa en sus tules, 
en la jaula de mármol del palacio real; 
el palacio soberbio que vigilan los guardas, 
que custodian cien negros con sus cien alabardas, 
un lebrel que no duerme y un dragón colosal.

¡Oh, quién fuera hipsipila que dejó la crisálida! 
(La princesa está triste, la princesa está pálida) 
¡Oh visión adorada de oro, rosa y marfil! 
¡Quién volara a la tierra donde un príncipe existe, 
—la princesa está pálida, la princesa está triste—, 
más brillante que el alba, más hermoso que abril!

—«Calla, calla, princesa —dice el hada madrina—; 
en caballo, con alas, hacia acá se encamina, 
en el cinto la espada y en la mano el azor, 
el feliz caballero que te adora sin verte, 
y que llega de lejos, vencedor de la Muerte, 
a encenderte los labios con un beso de amor».

Rubén Darío

Quiero pintar la luna

Madre, ¿puedo pintar la luna de escarlata?
¿O con vestido rosa, orlado de violeta?
¡Pues, noche a noche, sale insulsa y timorata,
sin nada de color que la avive, coqueta!

¿Por qué será la luna, siempre luna de plata,
camafeo de hielo, el pálido planeta,
la doncella de nieve a la que se retrata
en blanco, si pintor, o argento, si poeta?

Quisiera iluminarla con cálido amaranto,
encendidos reflejos carmín o solferino,
inventarla morena, con luminoso manto,

y no alba y exangüe, con veste de platino.
¡Quiero pintar la luna de tono colorado,
en creciente o menguante, de cara y de costado!


Te quiero

Te lo he dicho con el viento, 
jugueteando como animalillo en la arena 
o iracundo como órgano impetuoso;

Te lo he dicho con el sol, 
que dora desnudos cuerpos juveniles 
y sonríe en todas las cosas inocentes;

Te lo he dicho con las nubes, 
frentes melancólicas que sostienen el cielo, 
tristezas fugitivas;

Te lo he dicho con las plantas, 
leves criaturas transparentes 
que se cubren de rubor repentino;

Te lo he dicho con el agua, 
vida luminosa que vela un fondo de sombra; 
te lo he dicho con el miedo, 
te lo he dicho con la alegría, 
con el hastío, con las terribles palabras.

Pero así no me basta: 
más allá de la vida, 
quiero decírtelo con la muerte; 
más allá del amor, 
quiero decírtelo con el olvido.



miércoles, 15 de enero de 2014

Días...

Esos días en los que todo te sale mal. Días en los que todo te sienta mal. Días en lo que solo quieres que termine el día.
Los días en los que te levantas con el pie que no debes y desde el minuto uno estás ofuscado, enfadado, molesto con todo lo que ves, oyes y haces. Días en los que no te mueves ni quieres hacerlo. Esos en los que te sentarías a comer un paquete de galletas tras otro hasta que los dulces llenaran el vacío de tu alma, más que el de tu estómago. Días en que solo quieres escuchar música triste o dura, que solo te ayuda a estar más molesto con el mundo. Días en lo que la mínima cosa molesta, es la mayor de las molestias, la bomba atómica de lo molesto. Y ese enfado solo puede crecer y crecer. Los días en que realmente entiendes la razón de las guerras, el porqué de los insultos. Y encima se te cae un vaso y se te rompe.

jueves, 2 de enero de 2014

Año nuevo, vida buena

Lo típico de esta fecha es "año nuevo, vida nueva". Pero yo no quiero una vida nueva. Yo quiero la misma vida del 2013. No quiero que cambie nada. Ahora mismo soy feliz, ¿por qué iba a querer cambiar eso?

Hay mucha gente que hace balance del año acabado y dicen
¡qué año más horrible! ¿A qué viene tanta negatividad? Seguro que no fue tan malo. Porque lo importante de un año acabado no son las cosas malas. Se ha demostrado científicamente que el cerebro humano está programado para reprimir los malos recuerdos y que prevalezcan los buenos. Así que ¿por qué quedarse con lo malo sin más? Seguro que todos hemos tenido al menos un recuerdo bueno de este año.

2013: el año en que saqué un 10 en el examen.
2013: el año en que conocí a la persona más especial de mi vida.
2013: el año en que pasé un fin de semana increíble con mis amigos.
2013: el año en que fui de vacaciones al lugar que más quería ir.
2013: el año en que... FUI FELIZ.


lunes, 9 de diciembre de 2013

Qué significa...?

¿Qué significa un "te quiero"? Pero no uno en particular. Qué significa cada "te quiero". Porque cada uno significa algo diferente, aunque todos signifiquen "te quiero", incluso los que no digo.

Cuando te miro y sonrío, significa: te quiero, lo tengo demasiado claro. Te quiero.
Cuando te acaricio y sonrió, significa: te quiero, me haces feliz y te quiero.
Cuando solo te acaricio, significa: te quiero, en cualquier momento y de cualquier manera.
Cuando me haces reír, significa: te quiero, te necesito cada día de mi vida.
Cuando te miro durmiendo, significa: te quiero, quiero que seas lo primero que veo por la mañana y lo último por la noche.
Cuando te hablo, significa: te quiero, te estoy queriendo cada instante.
Cuando no te hablo, significa: te quiero, te necesito y te quiero.
Cuando no me hablas, significa: te quiero, no me importa nada más, solo te quiero.
Cuando me enfado, significa: te quiero, no me dejes nunca.
Cuando te vas, significa: te quiero, tu ausencia solo me hace darme cuenta de cuanto te quiero.
Cuando no estás, significa: te quiero, te sigo queriendo.

Cuando te digo te quiero, significa...

martes, 5 de noviembre de 2013

Yo.

Me siento pequeña a su lado. El mundo entero es gigante y se resume en sus ojos. Y el universo, en su sonrisa. Sus manos vuelan por mi cuerpo cuales pájaros por el cielo, navegan como barcos en el mar, a veces sin rumbo. Y me habla. Y siento que no siento nada. Solo le siento. Y sus palabras calan hondo en mi pecho, muy adentro, casi en el fondo. Me salen mil suspiros, mi alma intenta escapar. Pero no la dejo irse, merece vivir este sueño. Le sigo mirando y entonces, empiezo a crecer.

martes, 22 de octubre de 2013

Our day will come

Mañana es mi (nuestro) cumpleaños.

Nuestro día llegará, y solo a mí se me ocurre dedicarle el día anterior a mi querida Amy. 
De verdad recomiendo su música como terapia. Al menos una vez al mes, ya no digo una a la semana..., hay que hacer un karaoke con su música  Disfrutar del placer de su voz. Sus letras de corazón roto, de mujer que ama y quiere ser amada, algo nada fácil de conseguir. Su sensibilidad y su delicadeza se perciben en su voz rasgada, son parte de la canción. 
Hay muchos prejuicios alrededor de esta gran cantante, pero yo digo: dejad de lado todo eso, todas las historias, y solo escuchad. Tenía mucho, tanto, que decir pero no tuvo el tiempo suficiente para decirlo todo.  





Espero que mañana brille el sol, will you still love me tomorrow? ☼♥

lunes, 7 de octubre de 2013

Together let's...

Cuando sabes que solo hay una persona en el mundo con la que quieras hacerlo todo, las posibilidades son infinitas. Sin embargo, hay prioridades que más que acciones son deseos realizables.

Mi lista de deseos realizables 

 Dormir juntos
 Comer juntos
 Preparar el desayuno juntos
 Ir con ropa a conjunto
 Besarnos bajo el agua
 Ir de viaje juntos
 Escribirnos cartas
 Comer helado sentados en plena calle
 Besarnos a medianoche
 Ir a la playa
 Hacernos una foto besándonos
 Grabar un vídeo juntos
 Tener una cita romántica
 Bailar pegados
 Cantar a dúo
 Ir al cine
Mirar las estrellas
 Besarnos bajo la lluvia
 Caminar agarrados de la mano
 Perdernos en una ciudad
 Comprar muebles juntos
 Darnos el ultimo beso del año
 Darnos el primer beso del año
 Subir a un teleférico
 Dormir en una playa
 Pisar cada continente de la mano
 Estar una noche sin dormir por quedarnos hablando
Meter nuestros nombres en una botella y tirarla al mar
 Decir "Te quiero"
 Darnos un baño de espuma juntos
Contarnos todos nuestros secretos

jueves, 19 de septiembre de 2013

Siete cosas sobre mi.

1 - Me muerdo las uñas. No puedo evitarlo. Soy incapaz de recordar cuando empecé a hacerlo, hace años y años. Incluso podría decir que llevo toda la vida haciéndolo  Sin embargo me encantan las uñas pintadas y uno de mis mayores deseos es dejar este asqueroso vicio para poder pintármelas de colores. 


2 - Amo los animales. Todos. Así de simple.

3 - Soy una actriz frustrada. Durante todos mis años de instituto, salvo bachillerato, estuve en un grupo de teatro. Y me encantaba. Y me ayudaba. Era una buenísima terapia para curar la timidez que arrastro. Pero al dejar las clases, perdí mucha práctica, aunque sigo siendo bastante desvergonzada, pero no tanto como me gustaría.

4 - Me gustan los labios pintados de rojo


5 - No me gusta seguir las modas. Sé que suena muy tópico pero realmente es cierto. Odio tener que aceptar lo que todos aceptan. Odio tener que vestirme como todos. Me gusta pensar que tengo una parte única que me hace diferente, aunque sea una parte muy pequeña.

6 - Me ENCANTAN los estampados animales. Por supuesto nunca de pieles reales. Y no de todos los animales. Me gustan las cosas con estampado de leopardo, de cebra o de jirafa. Soy súper fan. 

7 - Adoro disfrazarme. No hay fiesta que más me guste que carnaval. Y pensar en que disfraz ponerme, pensar como hacerlo, coserle arreglos, comprar accesorios, maquillarme... Lo paso genial porque puedo desplegar mi imaginación al cien y tengo miles de ideas geniales. Ya me he disfrazado, que recuerde, de camarera, arco iris, corazón  vaquera, Minnie Mouse, Cenicienta, presa, extraterrestre, mariposa, ángel y osita. 

Disfrazada de extraterrestre



lunes, 16 de septiembre de 2013

Sí.

Cuando alguien es importante para ti, debes hacérselo saber de todas las formas posibles.

¡¡GRITANDO!!



♪ Cantando ♪



... s u s u r r a n d o

:) Ü Sonriendo Ü (:

En japonés:  daisuki 大好き

En árabe: ana buhubika أنا  بحبك 

... pero díselo.

martes, 18 de junio de 2013

You've got mail

- Hola, ¿te apetece un café o salir a cenar o ir al cine durante el resto de nuestra vida? ...y jamás habríamos estado en guerra, solo discutiríamos por la película de vídeo del sábado por la noche.
- ¿Quién discute por eso?
- Algunas parejas... tu y yo no.





Tienes un e-mail. Esta es la última película que he visto. Soy una nostálgica amante de los clásicos lo reconozco. Cambien reconozco ser fan de Meg Ryan, pero de esto hablaré en otra ocasión.

Esta película me gusta, me parece que su historia es muy real, capaz de llegar a cualquiera, aunque todos Sabemos que el género romántico está casi centrado en mujeres. Tras ver la película me quedé pensando en lo impaciente que estaba Kathleen Kelly cada vez que esperaba el e-mail de Joe Fox. Sin embargo, para ellos no era más que un simple avance tecnológico todo eso del correo por ordenador. En el año 1998 era una "novedad" el poder enviar y recibir correo al momento. Pero a día de hoy, está tan extendido que no entendemos el mundo sin ordenadores e internet y los viejos métodos se pierden: ya nadie escribe cartas. Y estoy segura de que no me equivoco. Si mañana por la mañana bajara al buzón de mi casa, las únicas cartas que vería serían facturas, estas parecen no querer cambiar su vieja tradición, aunque cada vez hay más empresas que quieren cambiar su método tradicional al tecnológico.

Entiendo que el uso del correo electrónico es más útil es rápido y no es necesario cortar árboles para hacer el sobre, el papel ni el sello. Pero no podemos negar que es algo precioso. Si mañana enviara una carta a cualquier amigo o conocido, se alegraría de recibirla, le haría más ilusión si cabe que un simple correo.

Y es que enviar una carta a alguien se hace con mucho más cariño e ilusión se ponen más ganas. Enviar una carta implica escoger un papel y plasmar en él nuestros pensamientos. Podemos equivocarnos y tener que empezar de nuevo, o simplemente tachar y continuar. Hay que comprar el sobre y el sello. Todo esto implica ganas de hacerlo. Significa que la persona a la que escribes te importa realmente, que no es solo alguien más al que escribes. Para mí, escribir un e-mail es algo cotidiano que hago todos los días a veces sin poner verdadero interés en ello, lo hago y punto.

Hace 2 veranos, pasé un tiempo carteandome con una prima de Cuenca y fue muy especial. Ella me escribía y siempre me mandaba algún dibujo suyo o una foto, cualquier cosa. Y yo siempre estaba deseando que llegara su carta y cuando lo hacía, la abría rapidísimo con una ilusión enorme deseando saber lo que me querría contar esa vez. Yo escribía mi carta con papel reciclado unas veces, con hojas de cuaderno otras, y le contaba cualquier cosa que sabría que le gustaría.

Creo que es triste que esta bonita costumbre se acabe perdiendo, al igual que muchas otras que la electrónica está haciendo desaparecer. Espero que siempre quede algún nostálgico como yo, que sea aficionado a las cartas en papel, los libros con hojas, las postales y las fotografías impresas.

Si alguien quiere algún día recibir una carta perfumada, puede darme su dirección y le escribiré con mis mejores ganas. Mientras tanto, creo que me voy a comprar una máquina de escribir.

jueves, 13 de junio de 2013

Rimando...

Me gustaría compartir algunas de mis poesías favoritas. Algunas las escribí yo, otras son de autores que me gustan.
Adoro escribir desde pequeñísima. Escribo tanto poesía como prosa, me encanta, me despeja y me ayuda a pensar. Dicen que tengo mucha imaginación, así que supongo que es una buena cualidad para escribir. El primer concurso de narración que gané fue a mis 5 o 6 años. Desde entonces he ganado bastantes más. Pero siempre que me presento a alguno, no lo hago por el premio, sino por el reconocimiento de saber que a alguien le ha gustado lo que hago. Así que espero que a quienes lean esto, les guste también.
Esta pequeña poesía fue ganadora del primer premio de un concurso de narrativa en el que participé en Asturias.

Un día tu mano
Con mi mano se encontró
Y en ese mismo instante
El mundo desapareció.
No existía el cielo,
No existía el mar,
Solo existían tu mano
Y mi mano al caminar.
Caminaban unidas,
Caminaban enlazadas,
Y las dos manos juntas
Muy fuerte se agarraban.
Eran felices unidas
Al verse cada mañana,
Y decirse te quiero
Y entenderse con la mirada.
Aunque un día otra mano
Con tu mano se encontró
Y entonces se fueron juntas
Y mi mano se entristeció
Al ver que se iba tu mano
Con una mano mejor.
En los días como hoy
Mi mano se pone a pensar
Como podría hacer
Para a tu mano olvidar.
Y pasaron los días,
Y mi mano se murió
Al ver que se fue tu mano

Y nunca mas regresó.